Nadie Nos Mira: Profeta en Su Tierra

poster

La tercera película de Julia Solomonoff retrata las vicisitudes de un personaje complejo, creíble desde su humanidad, lleno de buenas intenciones y ofuscado por la desesperación que le genera la desestabilidad económica y, sobre todo, el fracaso artístico (y existencial) que lo acecha constantemente.

Cimentando su ilusión y esperanza en su capacidad y talento actoral, Niko (el personaje de Guillermo Pfening) viaja a Estados Unidos y se instala en Nueva York con la idea de generar allí lo mismo que lo convirtió en un actor estrella en Argentina. Las cosas no van bien para Niko que debe cuidar el bebé de una amiga durante el día y trabajar de camarero en un bar por las noches para conseguir dinero. Para colmo su physique du rol no encaja en ningún papel actoral al que se presenta; es demasiado gringo para interpretar un personaje latino, pero tiene un acento muy marcado para representar un personaje estadounidense.

Esa idea del artista indie perdido en Nueva York que no encuentra su lugar en el mundo (profesional, ni personalmente), nos remite por momentos al film de Noah Baumbach, Frances Ha. Pero existen claras diferencias entre aquel personaje interpretado por Greta Gerwig y éste que encarna Guillermo Pfening en “Nadie Nos Mira”. Obviamente la nacionalidad de uno y otro, pero más allá de eso la principal diferencia entre ellos es la motivación que los lleva a asentarse en la gran manzana. Niko es un personaje que se presenta por momentos desmotivado, como si estuviese en NY porque la vida lo depositó allí más que por decisión propia, que es lo que el aluce o deja entrever.

theo

Poco a poco y de manera muy sutil Julia Solomonoff hace que nuestro protagonista revele lo justo y necesario acerca de su pasado. El espectador termina construyendo la biografía de Niko con delicadas claves que la directora le da de manera justa y en momentos precisos. Esto es el fundamento principal de un gran trabajo de dirección por parte de Solomonoff que se ayuda con una soberbia interpretación por parte de Pfening quien lleva a la pantalla un personaje que configura a la perfección ese mundo pseudo artístico basado en apariencias que esclavizan tácitamente a quienes lo integran.

Por momentos Niko se ve obligado a mantener esas frívolas apariencias aun a costa de la propia personalidad: “No importa que tan famoso hayas sido en tu país, acá eso no significa nada”, le dice una productora que le recomienda oscurecerse el pelo y tomar clases de inglés. Lo que en realidad le pide es dejar atrás la persona que era y convertirse en otra. Dejar atrás todo lo que logró y comenzar de cero.

El miedo al fracaso, las expectativas y presiones que lo obligan a mostrarse exitoso y “digno” frente a los demás, cierto delirio de grandeza y falta de humildad, pero sobre todo ese encadenamiento al pasado al que él mismo se somete de manera inconsciente (representado por esa tortuosa relación amorosa que mantiene con el productor que lo llevó a la fama) comienzan a hundir al protagonista en una ciénaga existencialista.

BkaSxwig-_930x525

Una de las cosas más interesantes del film es que podría tratarse tranquilamente de la historia de una mujer, pero es un hombre, y esto agrega ciertos condimentos al relato de Julia Solomonoff que una vez más decide integrar el tema de la homosexualidad a su obra.
Nadie Nos Mira” es un film austero pero eficaz en sus formas, y complejo y atrapante desde su contenido. Un film que da ganas de ver un poco más de cine argentino y no tanto cine neoyorquino.

8/10 Hay que verla.

por Facundo Leiva-Freytes

Datos del Film
Título original: Nadie Nos Mira
Año: 2017
Duración: 1h 42min
País de origen: Argentina
Director: Julia Solomonoff
Guión: Christina Lazaridi, Julia Solomonoff
Música: Sacha Amback, Pablo Mondragón
Fotografía: Lucio Bonelli
Reparto: Guillermo Pfening, Cristina Morrison, Elena Roger, Paola Baldion, Rafael Ferro, Marina Artigas, Kerri Sohn, Ana Carolina Lima, Noelle Lake, Marco Antonio Caponi, Paige Sciarrino, Blanca Vivancos, Josefina Scaro, Nadja Settel, Ava Tracy
Productora: Coproducción Argentina-Estados Unidos-Brasil-Colombia-España; Aleph Motion Pictures / CEPA Audiovisual / Epicentre Films / La Panda / Mad Love Film Factory / Miss Wasabi

Anuncios

Mamá Se Fue de Viaje: 10 días no son nada

Mama Se Fue de Viaje

Ariel Winograd posee un talento único para retratar la clase media acomodada argentina. Logra capturar desde el lugar preciso y a la distancia adecuada todos los matices que definen ese universo. En “Mamá Se Fue de Viaje” esta virtud del director se pone de manifiesto desde el minuto cero. Utilizando como plataforma el formato de comedia clásica americana, con una clara influencia del trabajo de James L. Brooks y, sobre todo, la serie animada “Los Simpson”, Winograd compone armoniosa y delirantemente una sinfonía que combina el grotesco y el costumbrismo para describir a la familia Garbor.

Víctor Garbor (interpretado por Diego Peretti) es gerente de recursos humanos en una importante empresa. Está casado con Vera (Carla Peterson), una abogada que dejo de lado su oficio para ocuparse de los quehaceres domésticos y de la educación de los cuatro hijos que completan la familia: Bruno de 18 años, Lara de 14 años, Tato de 8 y Lolo de 2 años. Víctor tiene competencia en la empresa, un joven con ganas de prosperar lo está empezando a opacar frente a su jefe. Todas las energías de Víctor están puestas en esa rivalidad que se ha generado. Una mañana sale a la luz el video de una empleada robando tres tornillos mariposa de una caja del depósito. En principio Víctor sólo quiere apercibirla porque piensa que es lo que amerita en una situación así; pero ante el asedio de su contrincante, Víctor termina echando a la empleada de la empresa, sin indemnización. Es en ese momento que Vera, saturada por las tareas del hogar, las demandas de los chicos y la falta de cooperación y reconocimiento de su esfuerzo, decide irse 10 días de viaje dejando a Víctor a cargo de todas las responsabilidades hogareñas.

Hijos-Mamá-se-fue-de-viaje-Empeliculados.co_

A esta altura la historia, escrita por Mariano Vega, ya estaba configurada y comenzaban vislumbrarse dentro del film tópicos como el padre ausente (no por abandono premeditado, sino por dedicar la mayor parte de su tiempo y energía al trabajo), el poco (o nulo) reconocimiento hacia el ama de casa y su labor, la inconexión de lazos familiares y hasta el destrato hacia el trabajador y sus derechos por parte de las megaempresas.

Con una rigurosa y dedicada puesta en escena, opulentas interpretaciones actorales y un ritmo preciso en el montaje, la película había cumplido su primera hora llena de situaciones hilarantes y diálogos graciosos y originales que se adecuaban a la personalidad de cada personaje. El film se perfilaba para ser una gran obra.

mama-se-fue

Pero poco a poco ese potencial se fue diluyendo. Comenzaron a entreverse pequeñas indecisiones del realizador que afectaron al conjunto del film y se manifestaron de manera concreta en el protagonista principal que tardó demasiado en reaccionar frente al conflicto y cuando lo hizo no fue para nada genuino ni convincente. Por un lado la joven a la que Víctor dejó sin trabajo sólo recibió una breve disculpa por parte de él en la que es sin dudas la escena más floja de la película. Una escena que da la sensación de haber sido rodada a las apuradas, con poco tiempo y sin demasiada planificación. Además, una escena tan engorrosa del punto de vista del diálogo y las acciones que los actores (Diego Peretti y Pilar Gamboa) parecen hasta incómodos en la interpretación.Y por otro lado, el conflicto principal que tiene Víctor con sus hijos (la falta de comunicación) se termina resolviendo en una escena bastante desafortunada en la que prácticamente no hay contacto visual entre él y los chicos. Estas resoluciones resultaron tan endebles que la película llega tambaleando al final, y esos conflictos que proponían  temas tan interesantes para desarrollar y que entusiasmaban tanto terminaron disolviéndose por completo.

Mamá Se Fue de Viaje” divierte, entretiene y hace reír con un humor fresco y efectivo, pero su inconsistencia termina dejando una sensación ambigua. Pareciese que Winograd gastó todas sus energías dando forma a esas desopilantes escenas del comienzo y por ello descuidó aspectos esenciales del relato que terminaron dejando al film huérfano de contenido.
Así un proyecto que podría haber generado mucho más que un par de carcajadas en la audiencia termina convirtiéndose en un vacío primer acto de una anunciada secuela.

Puntaje: 6/10 Buena.

 

Por Facundo Leiva-Freytes

Datos del Film
Título original: Mamá se fue de viaje
Año: 2017
Duración: 1h 30min
País de origen: Argentina
Director: Ariel Winograd
Guión: Ariel Winograd y Mariano Vega
Música: Dario Eskenazi
Fotografía: Félix Monti
Reparto: Diego Peretti, Martín Piroyanksy, Carla Peterson, Muriel Santa Ana, Pilar Gamboa, Agustina Cabo, Guillermo Arengo, Mario Alarcón, Maruja Bustamante
Productora: Patagonik